Sobre la reflexología

¿Qué es la reflexología?

La reflexología es una terapia alternativa destinada a estimular puntos de presión que se encuentran en pies y manos. Estos puntos se corresponden con las diferentes partes del cuerpo, con sus glándulas y órganos. Mediante la reflexología, se ayuda a equilibrar el cuerpo, al tiempo que previene enfermedades o favorece a la recuperación de la salud, todo ello, sin ningún tipo de contraindicaciones.

Es un tratamiento que entiende a la persona como un todo en cuerpo, mente y alma, los cuales, son considerados como partes de una misma unidad. En vez de tratar exclusivamente los síntomas de una enfermedad, intenta buscar la raíz de un desequilibrio o enfermedad.  Es importante decir que la reflexología no pretende desplazar a la medicina convencional, más bien es un complemento de ella como otros tratamientos alternativos y convencionales.

¿Cómo funciona?

  • La reflexología estimula la circulación sanguínea, de forma que, abundante sangre oxigenada, llegue a cada una de las células, permitiendo su funcionamiento óptimo y con ello el del sistema linfático.
  • Contactar directamente con terminaciones nerviosas en el pie o en la mano,  conectadas a grandes ejes nerviosos del cuerpo. Esto puede calmar, estimular, y reequilibrar el sistema nervioso.
  • La reflexología puede fortalecer el sistema inmunológico a través de la eliminación de toxinas, heces y orina.
  • La reflexología afecta de manera positiva a los sistemas circulatorio, respiratorio, endocrino y neuropéptido del cuerpo.

Los beneficios de la reflexología:    

  • Beneficia a la salud del cuerpo
  • Reduce los efectos del estrés
  • Mejora el sistema inmunitario
  • Alivia el dolor
  • Ayuda a una mejor circulación sanguínea
  • Activa el sistema digestivo
  • Ayuda a la eliminación toxinas
  • Mejora la estimulación de los nervios
  • Favorece la relajación
  • Puede ayudar a la recuperación post-operatoria, reduciendo el dolor y ayudando en la curación
  • Ayuda al bienestar psicológico y emocional